¿Qué es el Programa de Liderazgo? ¿Cuál es la mecánica? ¿Qué se aprende? ¿Por qué y cómo funciona?

Muchas respuestas van a surgir, todas emitidas con gran certeza.

…y normalmente con una ambigüedad asombrosa.

Aquí te va lo que es, qué aprendes, cómo funciona y por qué funciona.

¿Qué es el Programa de Liderazgo?

Es un entrenamiento, si quieres verlo así, una capacitación en una habilidad específica que no es innata, que puede aprenderse y en la cual puede adquirirse maestría de tal manera que defina quién eres y lo que es posible para ti. La capacidad de relacionarse con otras personas de tal manera que puedan crearse acuerdos e intercambios de valor para ambas partes. Esta habilidad de crear acuerdos que causen acción comprometida se llama “enrolamiento”. Un líder es una persona capaz de inspirar a otros de manera tan poderosa que se vean impulsados a tomar acciones específicas por eso que el líder propone, que y propone de manera contundente porque un líder encarna una visión, una posibilidad, que a través de él o ella es real.

¿Cuál es la mecánica?

En el Programa de Liderazgo manejas muchas de las creencias sobre ti y sobre el mundo que imposibilitan que ahora mismo tengas los resultados que buscas, es decir, trabaja con quién la persona es o está siendo en el mundo.

Pero también trabajas en adquirir la habilidad de enrolar a otras personas. Durante Los fines de semana, ensayas las habilidades de manera controlada y recibes coaching para perfeccionar esa técnica hasta tener el resultado para luego, utilizando esos mismos principios, los apliques en cada área de tu vida para tener el resultado que buscas.

Pongamos por ejemplo: quieres tener con tu pareja cierto tipo específico de relación, requieres ser capaz de mostrar el valor que hay para tu pareja en esa relación de manera tan clara y rotunda que tu pareja sienta que va a ganar en grande en ese juego que le propones jugar. Piensa por ejemplo en tu negocio: cómo vas a mostrar valor para tus posibles clientes en tus servicios o productos de tal manera que sientan urgencia por hacer negocios contigo y te paguen lo que cuesta tu producto o servicio. Si tienes un empleo, imagínate que quieres un ascenso, o un aumento de sueldo, entonces cómo vas a mostrar a tu jefe el valor, que hay para él en darte ese puesto o ese aumento. ¿Por qué le convendría pagarte más o darte esa nueva posición? ¿Qué hay para la empresa?

Así que la parte mecánica del juego se llama enrolar. Enrolar en cada área de tu vida de manera tan constante que enrolar se convierta para ti en una manera de expresarte en el mundo.

¿Qué aprendes?

A identificar las conversaciones que te están limitando y a atravesarlas para crear nuevas conversaciones en su lugar que faciliten los resultados que quieres.

A relacionarte de manera efectiva con todo el mundo en juegos en los que todos pueden ganar, es decir, aprendes a enrolar.

Y si tú haces tuyas esas dos cosas (identificar tus conversaciones y enrolar) Nada vuelve a ser imposible para ti.

¿Por qué funciona?

Porque, como entrenamiento que es, al repetir una acción (enrolar) de manera constante y en cada área de tu vida, adquieres maestría, es decir, esa habilidad se convierte en parte de ti de manera permanente. Funciona porque hace posible la sustentabilidad de los resultados.

¿Tiene valor adquirir maestría en enrolar?

No lo se, ¿tú que piensas?

Concluyendo…

El Programa de Liderazgo no es para todos. Para crear resultados extraordinarios se requiere ser una persona extraordinaria. Y puedes nacer extraordinario o puedes aprender a serlo. Depende totalmente de tu compromiso.

Inscribirte a un gimnasio no te pone musculoso. Asistir a socializar te va a dar resultados muy limitados. Solo si te comprometes y practicas todos el tiempo, cambias tu estilo de vida por uno compatible con lo que quieres y aceptas el apoyo del entrenador, vas a tener resultados perdurables, es decir, vas a transformar la persona que eres y los resultados que tienes.

En el Programa de Liderazgo pasa igualito.

Sacado del Blog de Bernardo Villar

Loading...

Comparte esta entrada

Comparte esta entrada con tus amigos en tus redes sociales.