Anteriormente he hablado de las dos fuerzas que pueden mover el mundo, el amor y el miedo. Hoy voy a hablar de mi punto de vista para cada una de ellas esperando que tú lector puedas ver qué es lo mejor para ti en tu caso.

Antes que todo voy a definir ambas:

Amor

1. Sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

2. Sentimiento de intensa atracción emocional y sexual hacia una persona con la que se desea compartir una vida en común.

 

Miedo

1. Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario.

2. Sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea.

Cada una de estas dos fuerzas, tiene una forma muy peculiar de mover al ser humano

Cuando te mueve el miedo, huyes, te defiendes, te conformas con el mal menor. Eres como un cangrejo ermitaño que se mete en su caparazón esperando a que pase el peligro pero corriendo el riesgo de pasarse la vida entera dentro de su escudo protector y de perderse todo lo que ocurre fuera, dónde está todo lo interesante.

Cuando el amor es lo que te mueve, tu cabeza está alta, tus ojos miran de frente a los desafíos que la vida te propone, como una mariposa que aún sabiendo que su vida será corta, vive con toda la intensidad de aquí para allá, disfrutando al máximo y mostrando su belleza.

Ahora bien, quiero que veas este cuadro:

Cuando el miedo te mueve

A esta gente la puedes ver en algunos casos:

  • Haciendo un trabajo que no le gusta, por miedo al desempleo.
  • Compartiendo su vida con alguien a quién no ama o en el peor de los casos que por miedo a estar solo.
  • Pretendiendo agradar a la gente en todo.
  • No tomando riesgos por temor a fracasar.
  • Cuidando en extremo su salud por miedo a enfermar.
  • Cuidando en extremo la seguridad de su casa y su familia por miedo a un robo o asalto.
  • Quedándose callado / sin expresarse / sin vivir su sexualidad / sin pedir un aumento y todo esto por el miedo al “qué dirán”.
  • Mudándose de de domicilio por que está huyendo

Esta gente suele ser:

  • Con poca experiencia vivencial.
  • Sin amor propio.
  • De baja autoestima
  • La mayor parte del tiempo vive en una admósfera conformista.
  • Temerosos.
  • Frustrados por no accionar en el momento indicado.
  • Batallan para aprender cosas nuevas.

Cuando el amor te mueve

A esta gente la puedes ver en algunos casos:

  • Haciendo lo necesario por encontrar y vivir de su pasión.
  • Entregando su vida a aportar valor / salud / seguridad a los demás.
  • Tomando riesgos por buscar crecer.
  • Dispuestos a crear nuevas relaciones
  • Siendo auténticos
  • Reforzando su autoestima
  • Siendo creativos y aportando nuevas ideas (el qué dirán no es de gran problema para ellos)
  • Cuidando en extremo su salud por amor a su salud o por vanidad.
  • Expresándose / viviendo su sexualidad / buscando pedir aumentos y la manera para conseguirlo y todo esto por sentirse merecedores de ello.
  • Mudándose de casa sin problemas de apego
  • Haciendo todo lo que cree necesario para lograrlo

Esta gente suele ser:

  • Rica en experiencias vivenciales.
  • Con amor propio.
  • Optimistas.
  • Atrevidos.
  • Auténticos.
  • Proactivos, buscando aprender cosas nuevas.

Quiero aclarar que personalmente “tratándose de alcanzar metas” no veo en ningún momento que cualquiera de las 2 formas sea mala y para ello quiero mencionar un ejemplo: Hay gente que quiere bajar de peso por vanidad pero esta no es suficiente para motivarlo a alcanzar su meta. Sin embargo al haber una razón de peso como una cuestión de salud (una enfermedad como la diabetes) ahora sí es viable alcanzar el objetivo propuesto (aunque en algunos casos ni eso).

Cualquiera de las 2 fuerzas te mueve. El punto a ver es:
¿Qué maneras de ser obtienes cuando actúas de una o otra forma?

Y esto no quiere decir que toda tu vida te la pases huyendo o que te la pases siendo auténtico. Pero si es un buen punto para que empieces a preguntarte a tí qué te mueve.

Siempre es bueno hacer un alto y empezar a observar qué es lo que realmente te mueve.

Si en la mayoría de las cosas que haces es el miedo el que te mueve, sería prudente ver, ¿qué maneras de ser quieres para ti?.

Y sólo por lo que puedes ganar en maneras de ser, quizás valdría la pena que le dieras permiso a que el amor te mueva.

Loading...

Comparte esta entrada

Comparte esta entrada con tus amigos en tus redes sociales.