Hace muchos años (6 para ser preciso) en una de mis primeras sesiones de coaching, una amiga mía llego con un quiebre emocional en donde me comentaba que su esposo la había engañado con otra chica. Ella me decía que ya no tenia ganas de confiar en nadie mas puesto que no se sentía segura de poder tener una nueva relación y que esta no se viera afectada por lo que vivió.

Casos como este me han llegado mucho a mis sesiones de coaching: Mi pareja me dejo, Mi socio me robo, Mis Amigas hablaron mal de mi, Perdí mi casa en un incendio, Perdi mi trabajo, etc. En donde el común denominador era la seguridad y confianza depositadas en una tercera persona o algún factor externo.

¿Donde depositamos nuestra seguridad y nuestra confianza?
Si tengo una pareja, mi seguridad esta en la relación,  si tengo un trabajo estable, mi seguridad esta en lo que gano de el, y así un gran numero de ejemplos en donde la seguridad y confianza se deposita en algo externo sobre lo cual el 100% de las veces no tenemos control ni mucho menos la seguridad de que siempre va a estar ahí.

Tengo amigos que viven en colonias cerradas por barda de perímetro y aun así han entrado a robarles, amigos que se sentían seguros en sus trabajos y su supuesta seguridad se vino a los suelos cuando fueron recortados. Todos ellos sentían una seguridad y confianza por tener algo y en determinado momento lo perdieron.

¿A que voy con todo esto?

Imagina por un momento que la confianza y la seguridad que acostumbras depositar en otras cosas o personas, pudieras depositarla en ti y en tu capacidad de resolver lo que venga.

Para ello voy a tocar una definición:

Responsabilidad = habilidad de responder.

La responsabilidad es un valor que está en la conciencia de la persona, que le permite reflexionar, administrar, orientar y valorar las consecuencias de sus actos, siempre en el plano de lo moral.

Una persona que se caracteriza por su responsabilidad es aquella que tiene la virtud no sólo de tomar una serie de decisiones de manera consciente sino también de asumir las consecuencias que tengan las citadas decisiones y de responder de las mismas ante quien corresponda en cada momento.

Partiendo de esta definición, ¿como sería tener la confianza en ti mismo de tener la habilidad para responder ante cualquier eventualidad de tu vida?

Los seres humanos somos responsables (no culpables) de todo lo que nos pasa y de lo que no también. Por lo tanto, somos nosotros mismos los que causamos las cosas y los que no lo hacemos.

¿Recuerdas tu primera entrevista de trabajo?

Es muy probable que hayas ido nervioso o quizás lo pensaste una y otra vez para poder ir a entregar tu C.V., mas también es muy probable que en esa ocasión sólo haya sido necesario tener confianza en ti y en la habilidad de aprender algo nuevo de cada intento que hiciste para ser contratado.

Si vivimos depositando la confianza en personas o factores externos, va a llegar un momento en el peor de los casos en que esta se vuelva muy frágil o nula.

¿Se vale confiar en las personas, en mi trabajo, en lo que tengo, en algo externo a mi?
A esto solo tengo una respuesta corta : SI

Lo que cuestiono con este texto es lo que a ti lector te haga mayor sentido. Y es aquí donde mi pregunta entra :
¿Donde para ti debería de estar la mayor seguridad y confianza? ¿En ti? o ¿en lo demás?

¿Que pasaría si la confianza la depositas en ti y tu habilidad de ser?

Loading...

Comparte esta entrada

Comparte esta entrada con tus amigos en tus redes sociales.